top of page

En vacaciones ¿mi hijo debería descansar o estudiar?



¿Sientes que tu hijo tiene brechas, pero no quiere saber nada de matemática o inglés? 


Sin duda, las vacaciones deben ser momento de descanso y al mismo tiempo una oportunidad para explorar cosas diferentes, jugar y disfrutar de experiencias en familia. Sin embargo, a veces la preocupación por el rendimiento académico puede llevar a preguntarse si es un buen momento para repasar durante este tiempo “libre”. 


Si piensas en tus vacaciones del trabajo, seguramente no piensas en adelantar pendientes para cuando regreses. Los psicólogos confirman la importancia de guardar al menos cuatro semanas de descanso completo para lograr una verdadera desconexión. Pero ¿qué hacer con las brechas de conocimiento y habilidades?

Algunos estudiantes se benefician durante el periodo de vacaciones aprendiendo al ritmo que ellos necesiten, sin presión y estrés y sobre todo con más libertad de explotar su potencial.

La psicóloga Alejandra García, menciona que en el caso de aquellos estudiantes que han perdido alguna asignatura o presentan conocimientos deficientes si se debe considerar un plan de estudio. Ella recomienda dedicar un período de 45 minutos diarios por un corto periodo de tiempo dejando varias semanas para el descanso completo. 


Ella comenta que al cerrar lagunas y reforzar habilidades ellos podrán avanzar en el siguiente semestre con más seguridad. Adicionalmente, la preparación para futuros desafíos es beneficioso ya que podrán obtener mejores notas y aprender con más facilidad el contenido nuevo. Algunos estudiantes se benefician durante el periodo de vacaciones aprendiendo al ritmo que ellos necesiten, sin presión y estrés y sobre todo con más libertad de explotar su potencial. Como resultado, la motivación y la autoconfianza en las propias habilidades aumenta y permite iniciar el nuevo año escolar con alegría y ganas de mejorar.


¿Qué debes de tomar en cuenta, si decides que el repaso será beneficioso para tu hijo? 

Estos consejos pueden ayudar a evitar los riesgos del aprendizaje académico como el agotamiento, el descontento y la resistencia:


  1. Reflexionen sobre las ventajas y desventajas de realizar clases. Sugerimos estas dos preguntas: ¿Qué pasa el próximo año si no tengo la base necesaria? ¿Cómo se siente y qué beneficios trae estar bien preparado?  

  2. Es importante que tu hijo decida cerrar sus brechas y reconozca los beneficios a pesar del sacrificio.

  3. Establece con tu hijo y/o tutor, metas claras y realistas. En base a estas metas debe crearse un plan de estudio de tiempo definido. 

  4. Planifiquen también el descanso y la desconexión completa 

  5. Crea experiencias diferentes a lo acostumbrado en el aula como por ejemplo competencias, retos o juegos divertidos y que conviertan el aprendizaje en una experiencia positiva. 

  6. Celebra cada logro en familia o con el tutor. 


El descontento y la resistencia al aprendizaje puede llegar a ocurrir en aquellos casos donde el alumno no quiso aprender o cuando el padre o la madre asume el rol de maestro. En estos casos es recomendable ¡pedir ayuda a tutores profesionales!


Algunas actividades simples pero que pueden dar excelentes resultados están basadas en fomentar la curiosidad y razonamiento en actividades cotidianas divertidas, te dejamos algunos ejemplos: 


Para practicar matemáticas

-Cocinar: calcular las cantidades de una receta, realizar conversiones de temperatura, práctica de fracciones.

-Ir al supermercado: Estimar el gasto de las compras y contar el cambio.

-Ir a comer: Dile una cantidad de dinero específica y motiva a que calcule si esta será suficiente para pagar la cuenta según lo que cada quien ordenó.

-Diviértete con juegos de mesa: Escoge aquellos que motiven razonamiento matemático con dados o dinero.



Para practicar escritura

-Escribir un diario de actividades: Esto permite que tu hijo practique redacción y tenga una tarea fija cada día.

-Reto de lectura: Haz que tu hijo elija un libro para leerlo en vacaciones y destina un tiempo de al menos 20min diarios para hacerlo

-Realizar un glosario: A partir del libro elegido, reta a tu hijo a escribir un glosario con aquellas palabras desconocidas.

- Journal de agradecimiento


Para practicar un idioma

-Diviértete con juegos descriptivos: Mímica, Storytelling, Taboo y Basta son algunos ejemplos de juegos que involucran palabras o frases nuevas.

-Juegos de rol: Establece el reto de solo hablar en otro idioma por un día completo.

-Aprende 5 palabras nuevas diariamente: Para ver las formas divertidas de llevar a cabo esta actividad visita: Aprende un nuevo idioma estudiando 5 min al día



En conclusión, la decisión de estudiar o no en estas vacaciones no debe ser solo tuya o de tu hijo; juntos pueden establecer compromisos para que estas sesiones de estudio ¡sean un éxito! Espera nuestro próximo blog para descubrir cómo promover la motivación en tu hijo para cerrar las brechas estas vacaciones.


Si te gustó este artículo también te podría interesar:


Para más tips, síguenos en Tiktok, Facebook, Instagram como @logicoo.tutoring

Comentarios


bottom of page