top of page

¿Cómo motivar a mi hijo para que quiera cerrar sus brechas durante estas vacaciones?



En nuestro blog anterior expusimos algunas posturas respecto a estudiar o no en vacaciones así como algunas ideas para realizar la práctica de algunas habilidades de razonamiento matemático, gramaticales y  de otro lenguaje en situaciones cotidianas. En este blog nos enfocamos la motivación y te daremos consejos de como conversar con tu hijo para llegar a acuerdos que cumplan ambos objetivos, aprender y descansar. 


Las vacaciones representan un lapso de tiempo importante para cada niño pues el aprovechamiento de este tiempo libre puede ser la oportunidad perfecta para marcar una diferencia entre el año escolar que pasó y el próximo. 


Sabiendo que puede surgir mucha resistencia hacia el estudio en vacaciones, es importante considerar que la motivación jugará el rol más importante. Por eso, proponemos algunas preguntas que pueden iniciar esta conversación y conocer a cómo se siente tu hijo:


¿Cómo te sentiste este año escolar? 

¿De 1 al 10, qué tan contento estás con tu aprendizaje y el resultado de notas?

¿De 1 al 10, que tanto te has esforzado para lograr este resultado?

¿Si sigues así, qué pasaría en el peor de los casos?

¿Si tuvieras que cambiar una cosa, que cambiarías?

Imagínate que ya sobrepasaste tu reto, ¿qué beneficios le ves?

¿Hay alguna materia en específico, en la que quisieras ser mejor?

¿Cómo te podemos ayudar nosotros (los padres) para qué logres mejorar?  

¿Qué más crees que podría ayudarte a cerrar tus brechas?


A partir de estas respuestas, juntos podrán establecer metas realistas de cómo manejar el estudio en vacaciones, incluso puedes seguir la metodología SMART.

S (ESPECÍFICAS): Recuerda el tema y la materia en específico.

M (MEDIBLES): Responde ¿cómo van a determinar que las metas se cumplen? (ejercicios diarios, autoevaluaciones, rehacer un test o examen, etc)

A (ALCANZABLES): Al definir la meta preguntale a tu hijo si cree que cuenta con lo necesario para cumplirlas. En caso contrario, será un período de frustración y lucha que nublará los beneficios del aprendizaje. 

R (RESULTADOS): Si las metas están orientadas al resultado, tu hijo podrá reconocer de lo que es capaz y automotivarse cuando la cumpla.

T (BASADA EN TIEMPO): Establecer un límite de tiempo permitirá que cuantifique el esfuerzo que debe dedicar para cumplir la meta.

Las vacaciones representan un lapso de tiempo importante para cada niño pues el aprovechamiento de este tiempo libre puede ser la oportunidad perfecta para marcar una diferencia entre el año escolar que pasó y el próximo. 

Por ejemplo:

"Yo quiero terminar de entender en matemática las fracciones y los números decimales antes de diciembre de este año".


Empezar con actividades diferentes donde se relacionen problemas de la vida real con el aprendizaje puede ser el primer paso. En nuestro blog anterior te dejamos algunos ejemplos de cómo lograrlo. Si crees que tu hijo no avanzará por sí solo, las tutorías son una excelente opción.


Recuerda que cada niño es único y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. ¡Lo más importante es crear un ambiente equilibrado y positivo donde fomentamos la pasión por aprender!

Comentarios


bottom of page